Sueños, juventud y oratoria; una combinación perfecta

Por el septiembre 22nd, 2017 en Opinión

La educación superior es un sueño difícil de cumplir. Muchos jóvenes salvadoreños han descartado por completo la idea de estudiar una carrera universitaria. A la mayoría se les hace difícil financiar sus estudios en bachillerato, por lo que ver más allá de eso es “fantasear”. Viéndose en la necesidad de ayudar con los gastos de la casa; lo primordial es encontrar un trabajo que le permita costear sus necesidades básicas. Estudiar y trabajar, implica un doble esfuerzo, pero es la única esperanza que algunos encuentran para continuar con sus estudios.

Según datos del Ministerio de Educación (MINED), “el acceso a la educación superior en El Salvador está condicionado en términos generales, a la ubicación geográfica de las instituciones de educación superior. En el país existen tres puntos referentes importantes: 1) zona metropolitana de San Salvador, en donde se aglutina el 72.87% de la población estudiantil; 2) la zona occidental con un 12.55% de la demanda estudiantil para los departamentos y 3) la zona oriental con un 11.64% en donde la población se concentra en los departamentos de San Miguel y Usulután”.

El acceso a la educación superior no debería seguir siendo un anhelo que depende de las condiciones geográficas, socioeconómicas o la fortuna de los jóvenes. Pero lograr que la educación sea realmente un bien público, es algo difícil. Por esta razón, se debe buscar los medios para poder realizarse como profesionales. Para suerte de algunos, existen instituciones que apoyan a jóvenes talento, lo que puede considerarse como “premiar el esfuerzo de los jóvenes”.

Este año, Chevron a través de su marca Texaco, junto con Junior Achievement El Salvador, convocó a más de 7,000 estudiantes de 48 centros educativos del país a participar en la IX edición del Concurso de Oratoria “Texaco y Seguridad Vial, una combinación perfecta”. Dicho concurso, conlleva un largo proceso en el que se busca a los mejores jóvenes “discursistas” del país.

Desde el 2009, Chevron ha realizado este proyecto de forma simultánea en Honduras, Guatemala y El Salvador. Año con año se capacitan a 12,000 estudiantes en el tema de seguridad vial. Lo que contribuye no solamente a la concientización en el tema y disminución de accidentes de tránsito, sino también a mejorar el acceso a la educación universitaria, a disminuir los niveles de delincuencia y evitar la migración de talento joven a otros países. Ayudando mayormente a jóvenes de escasos recursos.

En esta edición 2017, se premió con una laptop a cada uno de los diez finalistas a nivel regional. Los primeros tres lugares obtuvieron becas universitarias, $10,000 el primer lugar, $6,000 el segundo y $4,000 el tercero. Además, se le otorgaron $10,000 a la institución escolar del estudiante ganador del primer lugar.

Este tipo de proyectos brinda mejores oportunidades para la juventud salvadoreña, tal es el caso de Carlos Cuéllar, un estudiante de último año de bachillerato del Instituto Nacional de Osicala del departamento de Morazán; quien se ganó la beca de $10,000 que otorga Chevron. Carlos, desea estudiar medicina y gracias a esta beca va a poder cumplir su sueño. Asegura que jamás imaginó que iba a viajar a la capital a concursar con jóvenes de todo el país, “La mayoría de jóvenes se están desperdiciando en cosas malas, en vicios y cosas que no tienen ningún provecho. Este tipo de actividades motivan a las personas que como yo, desean superarse. Los sueños son posibles si uno se esfuerza por hacerlos realidad” comentó el joven.
Pero Carlos no fue el único dichoso con este premio, su madre, doña Dominga Cruz de Argueta, dice que para ella y toda su familia representa un cambio muy significativo, porque su hijo va a poder lograr sus sueños. Todas esas metas que Carlos se ha propuesto, las va a poder cumplir.

Al igual que Carlos, hay muchísimos jóvenes salvadoreños que tiene el deseo de formarse como profesionales. Lo que hace falta es apoyarlos para que puedan cumplir sus sueños. La labor de Chevron y Junior Achievement El Salvador, es realmente admirable. Están generando un gran impacto, en jóvenes que probablemente no iban a tener otra oportunidad que les permitiera continuar con sus estudios.

Solo resta decir que hay que luchar, luchar por lo que se quiere. Porque, aunque parezca muy difícil, debemos poner todo nuestro empeño y ser la generación que ayude a transformar nuestro país. Y debemos recordar, que no solo somos el futuro del país, sino también el presente.

¡Comencemos desde ya a transformar nuestra sociedad!
Hay sueños por cumplir…

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*