Luchando por sus sueños

El Salvador presenta un valor relativamente alto de la percepción sobre la propia capacidad para emprender, pues 71% de la población cree tener las capacidades para manejar un negocio.

Por el julio 24th, 2017 en Emprendimiento

El ser emprendedor se ha vuelto algo muy importante para las personas ya que una idea se convierte en un proyecto y este permite crear e innovar con su propio estilo, talentos únicos y creatividad. Muchos creen que convertirte en tu propio jefe será fácil, pero se necesita mucha dedicación y esfuerzo para poder salir adelante; lo que te pone a pensar por qué no crear tu propia empresa y comercializar los productos. El realizar esta labor se convierte en una aventura apasionante que requiere tiempo, un gran esfuerzo y sobre todo compromiso para poder llevar a cabo la idea.

Jacqueline Cañenguez Ortiz es una joven estudiante de la Universidad Pedagógica de El Salvador, a sus 21 años estudia la carrera de licenciatura en Comunicaciones. Ella es un ejemplo de emprendedurismo ya que integra esfuerzo, dedicación y compromiso en sus tareas desde su rol como hija, estudiante y emprendedora.

El fuerte de su familia es una panadería llamada “Bendición de Dios” que ha venido de generación en generación por parte de la familia Ortiz, pues ella con mucho orgullo expresa que la panadería, como su nombre lo indica, ha sido esa bendición en los momentos bajos que ha tenido que atravesar la familia; y en San Juan Opico todas las personas conocen la panadería “La Bendición” que ofrece calidad en sus productos.

El diario vivir de Jacqueline comienza a las 3:30 de la mañana pues ella se levanta, se alista, y comienza el proceso de la elaboración de las quesadillas, el pan francés y el pan dulce, ella junto con su madre y su prima, alistan los materiales que necesitaran para la elaboración de este producto y comienzan con el trabajo de elaborarlos. Lorena, la hermana menor de Jacqueline, alista las bolsas que serán utilizadas para guardar el pan, luego que el pan ya está listo se dispone a empacarlo y ordenarlos para que este sea enviado y luego comercializado. Los días que ella asiste a la universidad, las quesadillas son cocinadas a las 4:00 de la mañana y posteriormente llevadas por ella hacia la universidad donde sus compañeros son sus principales compradores, luego de una larga jornada se dirige hacia su casa donde elaboran el segundo pedido que es entregado de 1:00 p.m. a 2:00 p.m.

“La idea de la comercialización de las quesadillas comienza en la clase de publicidad, impartida por el licenciado Víctor Recinos. Comencé a llevarlas y les comente a mis compañeros que tenía una panadería y que ahí se elaboraban, lleve la degustación y ellos la aprobaron, entonces el licenciado nos dejó un trabajo sobre hacerle publicidad a una empresa y mis compañeras me dijeron, por qué no te creamos la empresa en base a tu producto y así comienza la idea de crear mi empresa”, comentó Jacqueline.

Las quesadillas fueron el primer producto que Jaqueline comenzó llevando a la universidad y junto con sus compañeras comenzaron el proceso de la creación de su empresa donde la primera parte fue sobre la elección del nombre que le pondrían, esto les tomo un poco de tiempo pero no fue difícil ya que todos los que conocen a Jacqueline la conocen como “Negra” lo cual dejó la oportunidad del nombre “Quesadillas La Negrita”.

Hoy en día ese proyecto sigue adelante y es algo que Jacqueline con mucho esfuerzo día a día lucha por ir mejorando y con la ayuda de su familia y amigos sabe que lo lograra: “Mis amigos se admiran porque me dicen que soy muy tímida, pero a la hora del trabajo soy más seria pero siempre dinámica, y mi familia que no están cerca mi dicen que se alegran y me felicitan, eso me alegra motiva para poder seguir adelante”, dijo.

El sueño de Jacqueline es poder finalizar con su carrera profesional y demostrarle a los jóvenes que hubo muchos obstáculos pero que no le impidieron seguir adelante y luchar por sus sueños.

1 Comentario

  1. Satisfacción ver a los jóvenes emprender su propio negocio y que puedan cumplir sus sueños. Adelante doy fe que son buenas las quesadillas.

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*