Jugadores de la Liga Mayor no se quedaron de brazos cruzados

Mientras no estaban en la cancha buscaron otras fuentes de ingresos para suplir con las necesidades básicas de sus hogares.


Los jugadores salvadoreños dejaron de recibir sus salarios desde a mediados del mes de marzo pasado, porque se canceló el torneo debido a las restricciones que impuso el Gobierno, cuando el país se vio afectado por la pandemia del COVID-19. A pesar de ello, algunos futbolistas no se cruzaron de brazos y buscaron otras fuentes de ingresos, como Rubén Marroquín del F.C Alianza, que montó su emprendimiento de venta de salsas. Matías Coloca puso una venta de sorbetes y Nelson Barrios un negoció de lácteos. Los tres jugadores afirman que continuarán con sus respectivos negocios aunque regresen a su rutina habitual en las canchas.

Rubén «El Polaco» reconoció que tuvo miedo cuando empezó la pandemia. Temor de perder a un ser querido por el COVID 19. Sin embargo, esto no impidió que montara su negocio de salsas, el cual ha hecho a su familia muy feliz porque está dando frutos. La afición también le ha apoyado.

Afirma que al principio, sus clientes consumían las salsas por ser un jugador reconocido, pero cuando la probaron siguieron comprando. También comenta que sus primeros días de emprendimiento fueron cansados porque solo con la ayuda de su esposa realizan las salsas.

Pero él sabía que no recibiría dinero de parte del cuerpo técnico y tenía que hacer algo. Sus compañeros de equipo también le ayudaban haciéndole publicidad a su producto.

Matías Coloca jugador del Firpo afirma que su mayor miedo al dejar las canchas fue la economía, ya que sabía que no estaría recibiendo ingresos, así que decidió llevar a cabo su negocio de sorbetes con el apoyo de su familia. Al principio se preguntaba si la gente le iba a comprar su producto, porque no estaba acostumbrado a ejercer en este tipo de trabajo, pero como siempre estuvo en comunicación con sus compañeros, los cuales le brindaron algunos consejos, pudo continuar con el proyecto y así poder ofrecer un mejor servicio. La afición se mostró sorprendida, pero hacían consumo del producto.

Nelson Barrios jugador de C.D Marte cuenta que fue difícil adaptarse a su nuevo trabajo. Anteriormente ya tenían una venta de lácteos en su casa, desde hace dos años, el cual abandonaron temporalmente debido a que se mudaron a Santa Rosa De Lima por motivos de su carrera futbolística, pero con la falta de ingresos por la pandemia del COVID-19 no tuvo más opción que retomar la venta de lácteos.

Barrios dice que los primeros días fueron complicados, pero las personas comenzaron a comprar su producto, le hicieron publicidad y gracias a su negocio pudo suplir con las necesidades de su familia; actualmente regresó a los entrenamientos y juegos y su esposa se encarga de la venta.

Los jugadores demuestran que se puede salir adelante a pesar de la situación actual, son inspiración para muchas de las personas que los siguen y apoyan.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*