El humanismo hecho hombre

Luis Alonso Aparicio es un destacado maestro, que ha dejado una huella imborrable en muchísimas generaciones de jóvenes de nuestro país. A lo largo de su vida ha trabajado arduamente por contribuir a la educación y sobre todo a la formación de futuros docentes.

Por el julio 24th, 2017 en Perfiles

Nacido un 20 de junio de 1918 en Santa Elena, Usulután. El Dr. Luis Alonso Aparicio, es un hombre fanático de los libros. La lectura ha sido una de sus mayores pasiones, por lo que ha recopilado una extensa variedad de libros constituido por más de 800 ejemplares. Asimismo ha escrito varios libros de temas de pedagogía y educación.

Don Luisito como le llaman muchos cariñosamente, fue uno de los fundadores de la Universidad Pedagógica de El Salvador, junto al Lic. Julián Marrero, la Licda. Etelvina de Palencia y otros reconocidos docentes del país. Además fue el primer rector de dicha casa de estudios, la cual también lleva su nombre.

El Licenciado Julián Marrero, quien ha sido colega y amigo de Don Luisito, asegura que el Dr. es una persona apasionada por la educación, con grandes cualidades humanas y principios muy arraigados. “La universidad lleva el nombre de él, porque él fue el principal fundador. El comandaba la idea que teníamos de crear una universidad que formara maestros. Además que fue el primer rector de la Pedagógica”. Agrego el Lic. Marrero.

Desde 1982 cuando nació la universidad, estuvo al frente de esta, y pese a las adversidades, siguieron adelante, él y los demás fundadores. Lucharon para que la universidad fuese cada día mejor. Todos los sacrificios que hicieron, hoy se ven reflejados en la gran familia de la Pedagógica.

 

Son muchos los logros del Dr. Luis Alonso Aparicio, quien durante décadas ha transmitido sus conocimientos y ha guiado a jóvenes por el mundo de la enseñanza. Con amor, paciencia y mucho esfuerzo dedico su vida a la educación. Es una verdadera fuente de inspiración para todos los que estuvieron presentes en algún momento de su vida. Es por esta razón que en octubre de 2016, le otorgaron el titulo MAESTRO DE MAESTROS, agradeciendo su catecismo y gran papel como educador en el país.

Sin duda es un hombre entusiasta, reconocido nacional e internacionalmente por sus aportes a la educación, que contribuyeron con la sociedad. Asimismo, lejos de su vida profesional, también formo una familia ejemplar al lado de Doña Margarita Guzmán y sus cuatro hijos Carmen, Luis Mario, Joaquín Alejandro y Manuel Ernesto, incorporándose ahora nietos y bisnietos.

Según el menor de sus hijos, el ing. Manuel Aparicio, su padre a lo largo de su vida, fue acumulando proyectos que cristalizo al paso de esta. La Universidad como tal, es su proyecto cumbre. Siempre estuvo alrededor de temas de educación y de cultura, pero la Universidad definitivamente es el amor de su vida. “Cada vez que vengo a trabajar lo primero que veo es su imagen. Es un hombre con toda una combinación de virtudes. Él ha sido mi fuente de inspiración”. Dijo el ing.

Por su parte, el ing. Luis Mario Aparicio, considera que su padre siempre ha sido un gran humanista, que le enseño a él y a sus hermanos a caminar siempre de la mano de los principios y valores necesarios para ser personas de bien. “Mi papa era muy exigente, el esperaba lo mejor de nosotros, pero nos entendía. Siempre estaba pendiente de nosotros, y ha sido igual con todos mis hermanos y con sus nietos. Desde siempre ha sido un ejemplo a seguir”.

Así mismo el Rector actual de la universidad afirma que hay un mayor compromiso con su padre, pues ha sido su sucesor en la universidad. El Ing. Aparicio piensa que su papá está orgulloso de su trabajo y el de todos los que laboran en la institución. “Mi padre vería si los principios humanistas y educativos que él quería y quiere para la universidad se están cumpliendo, no le importaría el tamaño de los edificios o lo bonitos que estén, ni le importaría la cantidad de alumnos que hay. El no buscaba lucrarse, quería darle al país lo que necesitaba. Es un hombre excepcional. Yo nunca voy a aspirar a ser como es él, jamás lo lograría. Lo tengo en un lugar tan alto que es imposible compararme”. Agrego el rector.

El Dr. Luis Alonso Aparicio, un verdadero ser humano que sostiene un legado visionario de humanismo, ha iluminado el camino de la educación con centenares de jóvenes que ahora son galardonados como grandes académicos, ilustres profesionales y valiosos trabajadores en diversos campos del magisterio actual; de la misma forma que sus hijos, familiares y personas que él ha tocado con su inspiración de hacer de El Salvador una mejor nación desde la educación.

1 Comentario

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*