COVID-19 afecta económicamente a comerciantes y pescadores

El comercio del puerto de La Libertad continúa con sus actividades normales hasta la fecha, pero ventas han bajado.


Los comerciantes y pescadores del puerto de La Libertad registran una disminución en las ventas de sus productos desde que comenzó la pandemia en nuestro país, manteniéndose así hasta la fecha, esto debido a que las personas aún no están saliendo a hacer turismo; por lo tanto los negocios en esta zona están generando pocos ingresos económicos.

Han pasado siete meses desde que decretaron alerta en El Salvador por COVID-19, desde entonces el comercio playero presenta baja en las ventas, ya que gran parte de la población prefieren aún no salir por temor a contagiarse.

Muchos de estos comerciantes dicen que solo están sacando fondos para comprar la comida para sus hogares, pero que no les queda para nada más. Don Manuel Enrique Hernández es uno de estos comerciantes. Manifiesta que hay una diferencia en cuanto a las ventas, ya que antes de la pandemia vendían un 100% de lo que invertían, pero  luego del decreto de la alerta por el COVID-19, hasta la fecha, solo están sacando en ganancias el 30%.

Otros de los perjudicados son el sector pesquero. Según Carlos Sosa, pescador de la zona, solo los fines de semana logran vender su mercadería en totalidad, ya que son los días que presentan mayor afluencia de turistas. Los días de semana las ventas se mantienen parcialmente calmadas, siendo el pescado boca colorada y las artesanías los productos que más buscan las personas en este lugar.   

Los negocios han implementado protocolos de bioseguridad como el uso obligatorio de mascarillas, lavado de manos, distanciamiento físico. También se han fortalecido los procesos de limpieza y desinfección de para recibir a los pocos turistas que llegan a esta localidad y así poder minimizar los factores de riegos de contagio del coronavirus.

Karina Melara, turista del lugar, afirma que desde que empezó la pandemia en nuestro país no había salido a hacer turismo, pero decidió visitar el puerto de La Libertad las estrictas medidas que siguen. Recomienda a la población acercarse a este lugar no olvidando seguir las medidas preventivas.  

La pandemia del COVID.19 puso de rodillas un largo tiempo al turismo, el cual al principio del desarrollo de la pandemia fue restringido. Luis García, lugareño de esta localidad, afirma que durante la cuarentena, los comerciantes no tenían dinero ni para comer y muchos negocios cerraron definitivamente.

Luego de la reapertura económica las personas han comenzado a salir pero es muy poca la afluencia para mover la economía y el turismo en el puerto de La Libertad. Se estima que pasará un largo período para que la economía en este lugar crezca, ya que la pandemia aún está y las personas tienen miedo.


Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*