Comerciantes de Mejicanos y Cuscatancingo preocupados por ventas bajas

A varios meses de la reapertura económica, las ventas no incrementan.


Ana Gladis Díaz vende pan francés en Cuscatancingo, desde hace dos años. Asegura que ha tenido una reducción significativa en sus ingresos. Las ventas se han vuelto cada vez más difíciles. Ella es la única que lleva el sustento a su familia y no ha podido cubrir los pagos de recibos de luz, agua, casa, etc.

Después de más de 100 días de paralización total en la economía, debido al COVID-19, el panorama no es muy alentador para Gladis, ya que anteriormente vendía $20 diarios y actualmente sus ventas se han ido abajo pues su margen de pérdidas es del 80% aproximadamente. Ahora sus ventas diarias rondan entre los $6 y $4 dólares, lo que le permite tener de ganancia a penas $1.40 o $2 cada día.

La situación es muy difícil y agravante para todo el comercio informal, ya que no reciben ningún tipo de apoyo, dijeron los comerciantes consultados.

El mismo panorama viven en Mejicanos. Acá los vendedores esperan que con el pasar de los días todo mejore, como es el caso de Doña Lupita, como la conocen en el municipio.

Esta vendedora de antojitos comentó: Hoy solo vendí 2 dólares de enchiladas, un dólar de pasteles y 2 dólares de nuégados. “No saque ni lo que invertí.”

Sin embargo, Doña Lupita está en busca de otras fuentes de ingresos y aspira a que en un futuro pueda tener otro tipo de negocio que le ayude a llevar el sustento diario a su familia.

Ella y otros comerciantes piden apoyo a las autoridades municipales para ubicarse en la placita del municipio donde hay más afluencia de personas, pero aún no reciben respuesta a su solicitud. Por el contrario, comentan que, en lugar de recibir apoyo, el Cuerpo de Agentes Municipales vive acosándolos y no les permiten vender sus productos y los desalojan de las calles.

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Su dirección email no será publicada.


*